Los partidarios de las semillas transgénicas a menudo afirman que las variedades transgénicas producen mayores rendimientos que las semillas convencionales. Sin embargo, varios estudios que comparan ensayos de campo de semillas de maíz transgénico y convencional, muestran lo contrario.

Ya en 2014 una publicación comparativa del período 1986 – 2011 sobre los rendimientos promedios obtenidos con maíz transgénico en los Estados Unidos y en Europa Occidental, donde no se cultiva maíz transgénico, mostraron que los rendimientos en Estados Unidos fueron ligeramente más bajos.

En Estados Unidos se han hecho varios ensayos de campo que muestran resultados similares:

En Iowa el Farmers ‘Independent Research of Field Technologies, encontró que una variedad de maíz no transgenético Viking de la marca Albert Lea Seeds 44-98, superó a otras 29 variedades de maíz, incluidas 22 variedades transgénicas. El maíz convencional Viking produjo rendimientos de 262,1 bushels por acre, tres bushels por acre más que una variedad transgénica de Golden Harvest. Otra semilla de maíz Viking 51-04, ocupó el segundo lugar en otra prueba de campo en el sudeste de Minnesota, superando a otras 24 variedades transgénicas.

El presidente de Albert Lea Seeds, Mac Ehrhardt, dice que “no hay duda” de que las semillas de maíz convencionales pueden producir rendimientos iguales o incluso mejores que las semillas transgénicas. “Hay una percepción errónea de que de alguna manera el maíz transgénico mágicamente produce más y no lo hace”, dijo. “Todos los rasgos de maíz (transgénico) en el mercado protegen el rendimiento, no lo mejoran”.

Investigadores de la Universidad de Tennessee hicieron otros ensayos en 2019, y encontraron que la semilla de maíz convencional Spectrum 6416, produjo rendimientos de 281 bushels por acre, más que cualquier otra variedad, y superó a otras 24 variedades de maíz, incluidas muchas semillas transgénicas.

“Creo que los datos hablan por sí solos. Los híbridos que no son modificados genéticamente, son capaces de ofrecer los mismos resultados que los híbridos transgénicos”, dijo Josh Richey, el jefe de Spectrum.En unas pruebas de rendimiento de maíz híbrido de Ontario de 2019, tres híbridos de maíz no transgénico de DeDell Seeds produjeron rendimientos más competitivos que 23 variedades transgénicos.

Una prueba de rendimiento de cultivos de 2017 realizada por la Universidad Estatal de Iowa encontró que dos variedades de maíz convencionales de Prairie Hybrids alcanzaron los rendimientos primero y cuarto en una prueba comparativa con 19 variedades de maíz de principios de temporada, que incluyeron 11 variedades transgénicas.

Una prueba de rendimiento de maíz de Ohio de 2016 realizada por la Universidad Estatal de Ohio descubrió que los híbridos de maíz convencional producían rendimientos competitivos con muchos híbridos de maíz transgénicos, en ausencia de barrenador del maíz y presión del gusano de la raíz.

Otras pruebas de campo hechas por la Universidad de Vermont 2015 sobre maíz de temporada corta y larga, encontraron que las variedades convencionales tuvieron un desempeño tan bueno o incluso mejor que algunas variedades genéticamente modificadas.

Ceda el «golpe» con rasgos de OGM

La investigación publicada confirma que los rendimientos de las semillas no transgénicas son iguales o mayores que las semillas transgénicas.

El retraso en el rendimiento de las semillas transgénicas tiene sentido, según Nate Belcher, consultor de cultivos y especialista en agricultura regenerativa de la compañía de semillas de maíz Hybrid 85 no transgénico.

“Muchas veces recibes un golpe de rendimiento cuando insertas rasgos (transgénicos)”, dijo. “Si todo lo demás se mantiene igual, digamos el control de malezas y el manejo de plagas, muchas veces la versión convencional de ese híbrido vencerá al transgénicos desde el punto de vista del rendimiento”.

Lo que sabemos con los rendimientos es que la incorporación de rasgos transgénicos en el germoplasma de maíz no mejora el rendimiento del germoplasma; y en ausencia de insectos severos, malezas u otras presiones para lo que los rasgos fueron diseñados, la modificación genética pierde sentido. Es como con los antibióticos «sería como tomar un antibiótico todos los días en caso de que te resfríes más tarde en el día. No tomas antibióticos cuando estás sano.

A esto se suma que hay un ahorro en el costo de las semillas no transgénicas, que pueden ser un 50% más baratas, que las semillas transgénicas.

Fuentes: Ken Roseboro. The Organic & Non-GMO Report Magazine 27 de diciembre 2019

Súmate a la comunidad

Únete y apoya el desarrollo de la soberanía alimentaria y de la agroecología en Honduras.

¡Gracias por apoyarnos!